Inicio

Y a nosotros ¿quién nos motiva?

José Ángel Guedea Adiego

7º Dan de Judo - Árbitro Nacional - Maestro Entrenador Nacional

Y a nosotros ¿quién nos motiva?

Esta reflexión quizá no es la más indicada para la fecha en que estamos de fin de curso.

Se gestó hacia el mes de febrero cuando en plena vorágine de actividades, me encontré con una situación en que un alumno me dijo encontrarse desmotivado.

Surgió, la escribí entonces y la guardaba para la ocasión propicia. Por el agobio del fin de curso y distintas situaciones que han sucedido a mí alrededor, he tenido la cabeza en otro sitio y no ha surgido la inspiración necesaria para escribir una que se adaptara al tiempo en que estamos.

Y como pienso que es una situación que vivimos seguro muchos profesores de Judo a lo largo de nuestra vida, la expongo a continuación.

Leer más...

Y la vida sigue

José Ángel Guedea Adiego

7º Dan de Judo - Árbitro Nacional - Maestro Entrenador Nacional

Y la vida sigue

Y la vida sigue”, expresó en voz alta el campeón  Anton Geesink maestro de las séptimas Jornadas en Torrelavega en julio de 2006, tras el homenaje que se hizo al maestro José Luís de Frutos fallecido el mes anterior. 

Hay que decir que el maestro José Luís de Frutos era amigo personal y un fiel seguidor del maestro Geesink, colaborador y demostrador de su sistema en los cursos que Geesink impartía. 

El maestro José Luís de Frutos fue profesor de las Jornadas en Torrelavega en 2003 junto a nuestra campeona olímpica Miriam Blasco. 

Y la vida sigue como ha quedado en evidencia también este año tras la desaparición de nuestro amigo Jesús Asensio.

El 4 de junio de 2014, ahora se va a cumplir un año en que Carlos Rubén López, judoka cinto negro, alumno del club y cardiólogo del hospital donde estaba ingresado Jesús, nos comunicó por teléfono cuando el grupo de matutinos tomábamos un café tras la sesión, que Jesús acababa de fallecer.

Leer más...

Controlar la situación

José Ángel Guedea Adiego

7º Dan de Judo - Árbitro Nacional - Maestro Entrenador Nacional

Controlar la situación

Cuando yo empecé a practicar Judo lo normal era llegar al club, cambiarnos, pasar al tatami y estar “jugando” hasta que llegaba el profesor. En mis primeras clases seguro que yo hacía lo mismo, hasta que en esos juegos se produjo alguna lesión, que me hizo cambiar de forma de proceder.

El primero en cambiarme y pasar a la sala soy yo. Hasta que yo no estoy, no pasan a cambiarse mis alumnos. Durante la sesión nunca me ausento del tapiz. 

Pero no siempre ha sido así. Cuando comencé a impartir clases de Judo en mis primeros tiempos, tenía 20 años, alguna vez llegaba justo a impartir la sesión… y no era lo mismo. En 1977 cuando empezamos con el club tenía 23 años y muchas inquietudes, actividades, necesidades y compromisos propios de la edad…

 

Leer más...

Después de Semana Santa

José Ángel Guedea Adiego

7º Dan de Judo - Árbitro Nacional - Maestro Entrenador Nacional

Después de Semana Santa

¿Cuándo cambiamos de cinto? ¿Cuando es el examen? ¿Cambiamos hoy de cinturón? 

Son preguntas que escuchamos muchas veces todos los profesores de Judo y más cuando se acerca el final de curso.

“Después de Semana Santa”, es mi respuesta habitual durante el curso y sigue siendo mi respuesta una vez pasada la Semana Santa cuando la pregunta si cabe se hace más insistente.

“Si ya ha pasado la Semana Santa”, dicen los más enterados, impacientes por cambiar de color. 

“Si, pero después de Semana Santa es desde el lunes de Pascua, la semana siguiente, las que vienen después, el mes de mayo, junio…”

“Si pero dijiste…”  insisten, “después de Semana Santa…” repito.

Leer más...

No somos conscientes

José Ángel Guedea Adiego

7º Dan de Judo - Árbitro Nacional - Maestro Entrenador Nacional

No somos conscientes

Se nos van incorporando niños en nuestras clases de Judo, nos los traen sus padres. 

Pero ¿somos conscientes de lo que significan esos niños para sus padres? 

Nos los confían, nos dejan lo mejor que tienen, lo más valioso

Como dice el poeta cubano José Martí : “Hay un solo niño bello en el mundo y cada madre lo tiene”.

¿Nos hemos preguntado por qué nos los traen? 

Leer más...